martes, septiembre 25, 2018

QUIMA EN EL IOC-UNESCO WORKSHOP “THE EFFECTS OF CLIMATE CHANGE ON THE PRODUCTIVITY IN THE CCLME”

Durante los días 18 al 20 de septiembre de 2018, organizado por IOC-UNESCO (Intergovernmental Oceanographic Commission-UNESCO), se ha celebrado en Tenerife el workshop “THE EFFECTS OF CLIMATE CHANGE ON THE PRODUCTIVITY IN THE CCLME” sobre los efectos del cambio climático en la productividad del Ecosistema de la Corriente de Canarias. Esta región engloba no solo el archipiélago Canario sino también toda la zona de afloramiento de la parte noroeste del continente africano.


En este workshop el grupo QUIMA ha sido invitado y la Dr. Santana-Casiano ha presentado los estudios de acidificación oceánica para la estación ESTOC y la región del afloramiento de Mauritania. Los resultados presentados mostraron las tendencias interanuales de disminución de pH debido al incremento de pCO2 en el océano.

Puede obtener más información sobre el evento en este enlace.








lunes, septiembre 17, 2018

LA IMPORTANCIA DE AMPLIAR CONOCIMIENTOS EN CICLOS BIOGEOQUÍMICOS


La productividad del océano superficial, generalmente en zonas donde la concentración de nutrientes es limitante, se ve controlada por la deposición de polvo atmosférico, provocando un aumento de la concentración de clorofila-a. Esta hipótesis aceptada por la comunidad científica ha sido recientemente estudiada por Torfstein y Kienast (2018).

En este trabajo se profundiza en el control de la productividad a través del polvo atmosférico en regiones oligotróficas del Mar Rojo, en el Golfo de Aqaba. Los autores han estudiado la deposición de polvo atmosférico y la concentración de clorofila en alta resolución y en un periodo de 4 años, pone esta hipótesis en cuestión.

En este trabajo, los autores no observan correlación entre el polvo y la concentración superficial de clorofila y por lo tanto, se concluye que posiblemente el control de la productividad por la deposición de polvo se haya sobrestimado a lo largo del tiempo.






Un ejemplo más de que la ciencia es una disciplina en constante producción de conocimiento.

Referencia de interés:

Torfstein, A., & Kienast, S. S. (2018). No correlation between atmospheric dust and surface ocean chlorophyll-a in the oligotrophic Gulf of Aqaba, northern Red Sea. Journal of Geophysical Research: Biogeosciences, 123. https://doi.org/10.1002/2017JG004063

lunes, septiembre 10, 2018

EL HIERRO Y EL POLVO ATMOSFÉRICO


Desde el verano pasado, los blooms de cianobacterias en aguas de Canarias han tomado parte de muchos debates. En las noticias y en la información que se ofrece a los lectores siempre se habla de la combinación de condiciones para que se produzca dicha floración, como son la ausencia de vientos, el aumento de la temperatura y el aporte de hierro a través de la calima. Pero, ¿por qué hay hierro en la calima?

El hierro (Fe) llega al océano por varias fuentes como ya hemos descrito en algunos posts de este blog, de las cuales, el polvo es una de las fuentes principales de Fe al océano. Cabe recordar que el Fe es el cuarto elemento más abundante de la corteza terrestre, de ahí su alta abundancia en la calima.

¿Qué pasa cuando el polvo se deposita en la superficie del agua?

Cuando el polvo se deposita en la superficie del agua, el Fe, principalmente como Fe particulado sufre una serie de reacciones químicas que hacen que una parte de este hierro se disuelva, propiciando la complejación con complejos orgánicos. Otra parte se mantiene como particulado en diferentes fracciones de tamaño y van viajando hasta aguas más profundas.

Este Fe que forma la fracción disuelta provoca que haya un aumento de las concentraciones de este metal en aguas superficiales. Por otro lado, esta fracción disuelta sufre reacciones fotoquímicas por la radiación solar, provocando que además de Fe en su estado más abundante (Fe(III)), también esté como Fe(II).

El Fe, al ser un metal esencial para la vida de los microrganismos marinos, provoca que al haber aportes superficiales, se favorezca la aparición de blooms de microorganismos. De acuerdo a Tagliabue et al. (2017), el Fe es tan importante para los ecosistemas como el nitrógeno y el fósforo.

En la siguiente figura se puede ver la importancia y las fuentes de Fe al océano.

Figura recopiladad de www.geotraces.org

Para más información se pueden leer varios artículos:


Jickells, T. D., An, Z. S., Andersen, K. K., Baker, A. R., Bergametti, G., Brooks, N., ... & Kawahata, H. (2005). Global iron connections between desert dust, ocean biogeochemistry, and climate. science, 308(5718), 67-71.
Raiswell, R., & Canfield, D. E. (2012). The iron biogeochemical cycle past and present. Geochemical perspectives, 1(1), 1-2.
Sarthou, G., Baker, A. R., Blain, S., Achterberg, E. P., Boye, M., Bowie, A. R., ... & Worsfold, P. J. (2003). Atmospheric iron deposition and sea-surface dissolved iron concentrations in the eastern Atlantic Ocean. Deep Sea Research Part I: Oceanographic Research Papers, 50(10-11), 1339-1352.
Tagliabue, A., Bowie, A. R., Boyd, P. W., Buck, K. N., Johnson, K. S., & Saito, M. A. (2017). The integral role of iron in ocean biogeochemistry. Nature, 543(7643), 51.